sábado, 10 de febrero de 2018

El canto de los pájaros


Joya ornitológica polifónica:

Una perla pedagógica para ilustrar visualmente el principio de las sucesivas entradas en el canto de contrapunto o contrapuntístico...

"El canto de los pájaros" de Clément Janequin es una canción de cuatro partes escrita alrededor de 1529. Esta canción es más como virelai*(Un virelay: pl. «virelayes» o «virelais») es una forma poética medieval, frecuentemente musicada. Es una de las tres formes fixes (formas fijas, las otras eran la balada y el rondó), y fue una de las métricas más comunes en Europa desde la segunda mitad del siglo XIII hasta finales del XV. La forma del virelay la encontramos en la música francesa desde los últimos troveros, pasando por el Ars Nova, hasta los compositores franco-flamencos del siglo XV).

La palabra «virelay» procede del francés virer (‘girar’) + lai (‘lay’).i. Aquí tenemos un coro y cuatro coplas: el primer verso está dedicado a las aves en general, el segundo está dedicado a la pequeña sansonnet de París, el tercero al ruiseñor y el cuarto al cuco.



Para "reproducir" la canción de los pájaros, Janequin usa muchas onomatopeyas repetidas varias veces en el trabajo. Entre los más utilizados por el autor se encuentran: "frian frian", "trr trr", "frr frr". La velocidad de repetición de esta breve onomatopeya da precisamente este "efecto" de pájaros cantores.
Va la letra:

Reveillez vous, coeurs endormis
Le dieu d’amour vous sonne.
A ce premier jour de may,
Oyseaulx feront merveillez,
Pour vous mettre hors d’esmay
Destoupez vos oreilles.
Et farirariron (etc…)
Vous serez tous en ioye mis,
Car la saison est bonne.

Vous orrez, à mon advis,
Une dulce musique
Que fera le roy mauvis
D’une voix autentique.
Ty, ty, pyty. (etc…)
Rire et gaudir c’es mon devis,
Chacun s’i habandonne.

Rossignol du boys ioly,
A qui le voix resonne,
Pour vous mettre hors d’ennuy
Vostre gorge iargonne:
Frian, frian, frian, frian, frian, frian, frian, frian,
ticun, ticun, ticun, ticun, ticun, ticun,
qui la ra, qui la ra, qui la ra,
huit, huit, huit, huit, huit, huit, huit, huit,
fereli fy, cy ty oy ty oy ty ot ty, trr,
tu, tu, tu, tu, tu, qui lara, qui lara,
ticun, ticun, ticun, ticun, ticun,
coqui, teo, teo, teo, teo, teo, teo, teo, teo, teo, teo,
tar, frian, frian, frian, frian, frian, frian, frian,
tycun, tycun, tycun, turry, turry, turry, qui-by.
Trr, qui lara qui lara,
Et huit, huit, huit, huit,
quoi, quoi, quoi, quoi, quoi, quoi, quoi, quoi,
qui lara, ticun, ticun, ticun, coqui, coqui, coqui,
tar, tar, tar, tar, tar, fouquet, fouquet, quibi, quibi,
tu, tu, tu, tu, tu, fouquet, fouquet,
fi, ti, fi, ti, frian, frian, frian, frian, fi,ti, tr,
qui lara, qui lara,
huit, huit, huit, huit,
tar, tar, tar, tar, tar, tar, tar, tar,
trr, trr, frr,trr, trr,trr, trr, qrr, qrr, qrr, vrr, vrr, frr, vrr,
frr, frr, frr, frr, frr, frr, frr, frr
Fuiez, regrez, pleurs et souci,
Car la saison l’ordonne.

Ariere maistre coucou,
Sortez de no chapitre.
Chacun vous donne au bibou,
Car vous n’estes q’un traistre.
Coucou, coucou (etc…)
Par traison en chacun nid,
Pondez sans qu’on vous sonne.

Reveillez vous, coeurs endormis,
Le dieu d’amours vous sonne.



miércoles, 15 de noviembre de 2017

Suspendida en el canto vertical de los pájaros



Buceando trinos cercanos y bajos,
los que silban suave y lejano,
altos aleteos,
veloces colibríes peregrinos en el ceibo,
que vienen y van,
liban y se alejan,
 vuelos rasantes,
llamadas urgidas y demoradas respuestas entre el ciruelo y el laurel,
nidos inquietos en los pinos y alguno que suele cantar siempre en la verde cima solitaria…

Todo vuela en esta fluidez de encantamiento
 (ninfas sonrientes y escondidas…)
y los jazmines aletean y la lavanda mecida por la brisa y las retamas encendidas
y estallan en canciones los geranios, margaritas, caléndulas…
y las intensas rosas orantes y los purísimos azahares, estrellas de plata camufladas en el limonero…

Todos los perfumes ascienden y descienden del cielo
y entonan profundas corrientes ocultas.
Todos los pájaros perfumean su vuelo.
Porque el tiempo está suspendido, aéreo y sin gravedad.
Todo canta desde adentro el Silencio del Día.
Y los versos se despegan de sus ramas…

-¿Dónde estás, María? pregunta como siempre
el Misterio.
-En Ti, mi Señor.
En el silbo de los aires amorosos…
En el Jardín.

jueves, 26 de octubre de 2017

Gaviota de mar



Viajera incansable, tu blanca figura
se mezcla en la inquieta espuma del mar,
buscando horizontes de cielos lejanos
en loca quimera de yodo y de sal.

Ni el helado otoño, ni el sol del verano
cegaron tu anhelo de andar y de andar,
seguirás buscando por rutas del aire
tu puerto que nunca podrás alcanzar.

Si acaso pudieras prestarme tus alas
quisiera seguirte por donde tú vas,
cruzando los mares, buscando otros rumbos,
hallar lo perdido que no puedo hallar.

Mi amor se ha ido lejos, quisiera encontrarlo,
si tú no me ayudas no podré llegar,
prestame lo tuyo, tus alas, tus mares,
tus playas doradas, gaviota de mar.

martes, 29 de agosto de 2017

Yo lo pregunto




Yo Nezahualcóyotl lo pregunto:
¿Acaso de veras se vive con raíz en la tierra?
Nada es para siempre en la tierra:
Sólo un poco aquí.
Aunque sea jade se quiebra,
Aunque sea oro se rompe,
Aunque sea plumaje de quetzal se desgarra.
No para siempre en la tierra:
Sólo un poco aquí.




martes, 9 de mayo de 2017

En la jaula



A las jaulas no las quiero,
porque sus alambres son,
los que sirven de prisión,
al canario o al jilguero.
El pájaro prisionero,
también la tendrá que odiar,
nadie podrá interpretar
lo que piensan, lo que dicen,
para mi que la maldicen,
con su cantar y cantar.

Por esa causa, cantando
pasa el pájaro sus días,
pero esas son ironías ,
el pobre vive llorando
con su canto va alejando
de su lado la tristeza,
y comete esa rareza,
que a el mismo lo está engañando,
es como el que vive odiando,
que queriendo morder besa.

El que vive en libertad,
por el monte, la pradera.
Hace nido donde quiera,
y siempre cantando está,
su hermosura donde va,
el sol la hace relucir,
el preso habrá de vivir,
según por lo que yo veo,
por el enorme deseo,
que tiene de no morir.

martes, 18 de octubre de 2016

Voy como las aves (Vaig como les aus)



Como las aves voy

Como las aves voy cuando han perdido el hijo
que revoloteando van sin encontrar consuelo
con gritos de sangre alertan su bandada
como si este mundo entrara en gran peligro.

Y dan vueltas y vueltas sin descanso alguno,
en torno al lugar donde el hijo dejaron.
No les acongoja esta veracidad
porque les daría un mayor tormento.

Desde el amanecer hasta que cae el día
con su mismo volar el espacio inquietan,
dicen que en ellos nunca se irá el dolor
puesto que nunca más tendrán el hijo cerca.

Tan sólo por la noche presas de desaliento
tornan al  nido, como a una torre desierta,
sienten el corazón de pronto oscuro y viejo
y quedan dormidos en un sueño de piedra.

Al día siguiente con un volar penoso
abandonan el nido, el árbol y el río
para ir buscando un sitio más dichoso:
pero en ningún lugar hallan su hijo vivo.

Así yo voy también perdidó de mí
buscándome a mí mismo eternamente
pero quedo mudo y es mudo mi lamento
ya que garganta abajo mi dolor se apacienta.

--------------------------------------------------

Vaig com les aus quan ha perdut el fill,
que giravoltem sense haver consol,
amb crits de sang alerten son estol
com si lo món entrés en gran perill.

E giravolten sens defalliment
entorn del lloc on lo fill han deixat
e no els esparvera la veracitat
perqué els daria molt major turment.

Des del matí fins que s'ha post lo jorn,
amb son rodar inquiten l'espai,
diuen que en ells dolor no es pondrá mai,
puix que mai més no hauran lo fill entorn.

Sols a la nit, vencuts per l'enderroc,
tornen al niu com a desert castell,
senten lo cor de sobta fosc i vell
e s'adormissen amb la son del roc.

L'ensendemà, amb un volar penós,
abandonant lo niu, l'arbre i el riu,
van a l'encalc d'un indret més galdós:
però en cap lloc lo seu infant no viu.

Així jo vaig, perdut de mi mateix,
a mi mateix cercant-me eternament.
Mes jo só mut e mut lo meu lament,
car gorja endins lo meu dolor se peix.



viernes, 31 de octubre de 2014



Un pájaro
alza vuelo a ras de la playa,

un pájaro o un mundo
                 abriéndose

                                 de par en par;

                                         como está abierta
                                          la vida
                                          cuando vemos
                                                          que está mostrando,
                                                                       cuando la miramos
                                                                                        sin buscar un porqué.